La leche, un alimento completo

La leche es posiblemente uno de los alimentos más longevos que se conoce. Han sido muchos los años en que se ha tomado, ya sea sola, acompañada o en forma de derivados. Pero en estos últimos años han aumentado los casos de alergia a la leche y/o intolerancia a la lactosa (azúcar de la leche); y esto sumado a las modas emergentes y a la mayor disponibilidad de las bebidas vegetales, ha hecho que el consumo de leche disminuya.

Alternativas y propiedades de la leche

Cada vez son más las personas que cambian la leche de vaca por otras como la bebida de soja o la de almendras, justificándolo con que la leche les sienta mal o que es más bien destinada a los lechales y no a humanos. Pues bien, no se debe menospreciar el valor nutritivo de la leche, ya que es un alimento completo en cuanto a macronutrientes (proteínas, grasas e hidratos de carbono), así como rica en minerales tales como el calcio, magnesio, potasio y fósforo entre otros.

Beneficios en el organismo

El beneficio de la leche más conocido por la población es el de su aportación en calcio. Se conoce que el calcio es uno de los minerales más importantes para un buen desarrollo de los huesos, por tanto, disponer de una buena estructura ósea ayudará a disminuir el riesgo de padecer osteoporosis en la etapa adulta (sobre todo en mujeres menopáusicas). A parte, el calcio es una sustancia presente en múltiples procesos en nuestro organismo, por tanto, sus niveles deben ser los adecuados.

Biodisponibilidad del calcio

El calcio presente en la leche es más biodisponible que el que se encuentra en los alimentos de origen vegetal, tales como las avellanas, el sésamo o las espinacas. Para ingerir el mismo calcio presente en un vaso de leche (~300 mg en 1 vaso de leche semidesnatada UHT) se debería ingerir un plato de espinacas hervidas (~280 mg en 1 plato de espinacas), lo que se podría asumir. Pero en el caso de las avellanas, correspondería a unos 8 puñados a mano cerrada (~40 mg en 1 puñado a mano cerrada), lo que sería más complicado.

Esto no significa que las alternativas a la leche no estén a la altura, sino que la leche tiene propiedades beneficiosas para el organismo y es interesante aprovecharlas. Es más, las bebidas vegetales pueden estar recomendadas en aquellas personas que deban reducir el consumo de grasas saturadas de origen animal, y utilizada por personas veganas.

Bibliografía

  • Tabla de composición alimentos CESNID. Andreu Farran y cia. Ediciones Universidad de Barcelona. 2004. Barcelona.
Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad