El pan integral no es para enfermos

Cuando eres nutricionista las comidas familiares o con amigos se suelen convertir en interrogatorios de cuarto grado, avasallándote con preguntas de nutrición que tú, como buen profesional intentas aclarar, ya que, al fin y al cabo, es tu trabajo.

A mí me pasa y no me molesta responder y enseñarles la realidad de la nutrición frente a las absurdeces alimentarias que a veces me “sueltan”. Normalmente no las doy importancia más allá del momento en el que se suceden, pero el otro día una pregunta me dio qué pensar.

Hace unos días en una comida con familiares, entre ellos mi primo de 12 años, tuve otro “interrogatorio”. Cuando se estaba comentando el tema de los productos integrales y la importancia de su consumo, mi primo me saltó: “¿pero yo también tengo que comer pan integral?”. A todo esto él tenía una cara de repulsión, dando a entender que el pan integral era para personas enfermas. Yo, en ese momento respondí normal, claro, pero me quedé desconcertada.

Una de las cosas que me vino a la cabeza fue un anuncio más o menos reciente de un yogur con bífidus en el que la madre era la única que los tomaba alegando que los niños “no lo necesitan”, algo relacionado con este tema.

Y es que, aún estando ya en una situación en la que aparentemente se da prioridad a los hábitos saludables, queda mucho por hacer ya que se siguen catalogando los alimentos en buenos o malos, o como en este caso, como si fueran medicinas que están indicados según la etapa de vida o patología que tengas.

No existen alimentos malos ni buenos, pero es necesario atender al conjunto de la alimentación para lograr que sea variada, moderada y equilibrada, que tenga en cuenta las necesidades de cada persona concreta y todo ello dentro de un estilo de vida saludable con actividad física diaria”, creo que es la cita que mejor lo define, dicha por José María Ordovás, experto en nutrigenómica y nutrición.

Por lo tanto, no hay estipulados alimentos para cada etapa de la vida, más bien lo contrario, todos los alimentos están permitidos para cada etapa de vida, en las cantidades ajustadas a ella. Es cierto que un tipo de alimento puede ser más recomendable o menos pero, no es sinónimo de prohibir su consumo.

En mi modesta opinión tanto el “dar ejemplo” por parte de los padres y el tener una buena educación nutricional en la escuela, son primordiales para que estas situaciones vayan desapareciendo.

[quote_box_right]No existen alimentos malos ni buenos, pero es necesario atender al conjunto de la alimentación para lograr que sea variada, moderada y equilibrada, que tenga en cuenta las necesidades de cada persona concreta y todo ello dentro de un estilo de vida saludable con actividad física diaria[/quote_box_right]La primera es aparentemente más sencilla pero, implica un gran compromiso por parte de los padres que tienen que valorar lo positivo de tener unos correctos hábitos y las ventajas que van a aportar a la vida de sus hijos.

El tener una buena educación nutricional es algo que se debería aprender en la escuela para que tengan una buena base de conocimiento y frente a publicidad, amistades etc., sepan realizar una correcta elección.

En conclusión, tenemos que querer aprender cuál es la realidad de la buena alimentación, llevarla a cabo y así, las futuras generaciones la conozcan como innata.

Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad