Alimentos que ayudan a cicatrizar

Cuando se produce una herida interviene una serie de complejas reacciones bioquímicas para reparar el daño, las vitaminas y minerales proporcionan al organismo las herramientas necesarias para reconstruir los tejidos.

Una dieta adecuada durante la reparación del tejido será clave en la rapidez con que la herida cure y ayudará al cuerpo a combatir infecciones. Por el contrario una alimentación insuficiente o escasa de nutrientes podría ser un inconveniente para que todo este proceso actúe correctamente.

¿Sabías que hay nutrientes que ayudan a acelerar la cicatrización de heridas?

Hay alimentos y con ello nutrientes que están más relacionados que otros con la cicatrización, contribuyendo a la creación de nuevos tejidos, entre ellos mencionamos a la proteína como uno de los más importantes y que no debe faltar en su alimentación, esencial para el crecimiento y desarrollo del tejido, la encontramos en la carne, huevos, pescado, legumbres. También hidratos y grasas que nos aportarán energía para que las células puedan hacer su función, aminoácidos, antioxidantes y minerales también son importantes.

Se examinó en un estudio el papel de las diferentes vitaminas en la curación de heridas, demostrando que las vitaminas A, K, C, E, D, B están implicadas en este proceso. Por lo que nos da una idea de lo que podemos incluir en nuestra dieta para notar mejoras en la cicatrización.

  • Vitamina K, participa en el proceso de coagulación de la sangre formando la Protombina y otros factores de coagulación, evitando así hemorragias. Se encuentra sobre todo en vegetales de hoja verde (brócoli, lechuga, col, repollo), cereales, lácteos e hígado.
  • Vitamina C, favorece la resistencia a infecciones a través de la actividad de leucocitos y participa en la formación del colágeno, proteína más abundante de la piel, contribuyendo a la cicatrización de heridas, fracturas, contusiones y hemorragias. Esta proteína es importante porque aumenta la resistencia de la herida creando un sólido tejido de colágeno, ya que en su ausencia lo que mantendría a la herida cerrada sería un coágulo de fibrina-fibronectina y no sería muy resistente. La vitamina C la podemos tomar a través de cítricos como la naranja, pomelo, kiwi, mandarina, fresas y hortalizas como el tomate y pimiento verde.
  • Vitamina A, es otro antioxidante fundamental que contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de mucosas, piel y otros tejidos. Favorece la resistencia frente a infecciones y ayuda en el control de la respuesta inflamatoria. Es fuente de alimentos de origen animal (huevos, carne, leche, queso e hígado), pero también se encuentra donde hay mayor cantidad de betacarotenos que son precursores de ésta vitamina como en la zanahoria, espinacas, brócoli, calabaza, melón, etc.
  • Vitaminas del grupo B, también participa en procesos de crecimiento y desarrollo de células y tejidos. Ayudan al organismo a utilizar varias de sus enzimas, a regular las reacciones químicas y colaboran en la producción de glóbulos rojos. Las podemos encontrar en alimentos como el huevo, carne roja, granos integrales, nueces.

En cuanto a minerales que intervienen el zinc sería el más esencial, ayuda al cuerpo a sintetizar proteínas y desarrollar el colágeno, por lo que es un mineral importante para la cicatrización de heridas. Es fuente de alimentos proteicos como las carnes rojas, moluscos, legumbres y huevos.

También son importantes los alimentos que actúan como antibacterianos, que evitan que se infecte la herida y así impedir que se produzca la inflamación de la zona inhibiendo el proceso de cicatrización. Podemos decir que el ajo es el principal antibiótico que previene de infecciones, con propiedades antisépticas, bactericidas, fungicidas y depurativas. Por lo que sería un alimento clave para añadir a nuestra dieta.

Por último tampoco nos podemos olvidar de la miel, también tiene propiedades beneficiosas para la curación de heridas ya que actúa como antibacteriano, antiinflamatorio y antioxidante. En un estudio se evidenció el papel de la miel en la cicatrización, por lo que según los resultados puede ser usado como apósito para promover la curación rápida y mejorada de la herida. Su uso conduce a una mejor curación en los casos agudos, alivio del dolor en pacientes con quemaduras y disminución de la respuesta inflamatoria en estos pacientes. Concluyeron que la miel tiene efectos casi iguales o ligeramente superiores en comparación con los tratamientos convencionales para las heridas agudas y quemaduras superficiales.

El aspecto final de la cicatriz dependerá de factores como la edad, el tipo de piel, la localización en el cuerpo, el tipo de lesión y el estado nutricional.

[quote_center]Ya nos podemos hacer una idea con los alimentos que se han ido mencionando de cúal será nuestra alimentación ante una herida si queremos una rápida cicatrización![/quote_center]

Bibliografía

1. Sinno S, Lee DS, Khachemoune A. Vitamins and cutaneous wound healing. Pubmed 2011 Jun; 20(6):287-93.
2. Yaghoobi R, Kazerouni A, Kazerouni O. Evidence for clinical use of honey in wound healing as an anti-bacterial, anti-inflammatory, anti-oxidant and anti-viral agent. Pubmed 2013 Aug; 8(3):100-104.

Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad