10 consejos para seguir una Alimentación Sostenible

Hace poco fue el Día Mundial de la Alimentación y con motivo de tal fecha, desde esta web se ha promovido el V Carnaval de Nutrición bajo el tema “Sistemas alimentarios sostenibles para la seguridad alimentaria y la nutrición”.

El tema es amplio y abarca toda la cadena de suministro de alimentos, desde los productores hasta nosotros los consumidores, y sin dejar a un lado a los distribuidores. Como todos tenemos un impacto en esto de la alimentación sostenible, os presento una propuesta de 10 consejos fáciles de seguir para que nuestra forma de comer sea más acorde con el entorno. Estos consejos no tienen más secretos que el sentido común, pues se trata de cosas que intento hacer habitualmente, con más o menos éxito. Vamos allá:

  1. Basa tu alimentación en productos de origen vegetal: frutas, verduras, cereales enteros, tubérculos, frutos secos y legumbres. Los alimentos de origen animal pueden formar parte de forma moderada. El motivo es doble, por un lado, se ha relacionado un exceso de consumo de alimentos de origen animal con un aumento del riesgo de determinadas enfermedades como las cardiovasculares, cáncer o diabetes.  Y por el otro, la producción de alimentos de origen animal tiene un gran impacto medioambiental, concretamente es responsable del 51% de las emisiones de los gases de efecto invernadero.
  2. Planifica la cesta de la compra y no adquieras alimentos en exceso que luego no puedas consumir. Marta Contreras te explica aquí estupendamente cómo planificar la compra.
  3. Compra producto de temporada y de cercanía. Al ser de temporada su precio será más económico y justo. Además, si hablamos de frutas y verduras es más probable que estén en su punto de maduración y si nos referimos a animales (pescados y marisco, sobre todo) estaremos respetando sus ciclos vitales. Por otro lado, al comprar a proveedores locales estarás contribuyendo positivamente en tu entorno social, favoreciendo el desarrollo económico de tu Provincia o Comunidad.
  4. Procura hacer la compra en las tiendas de tu barrio, a pie. De nuevo, contribuyes así al desarrollo económico y social de tu entorno, a la vez que reduces el impacto ambiental al no utilizar vehículos que usen combustibles fósiles.
  5. Evita los envases superfluos, compra a granel y escoge preferentemente aquellos productos que hacen un uso responsable del embalaje.
  6. Si compras productos envasados, procura que provengan de empresas con prácticas sostenibles. El Dow Jones es un índice de sostenibilidad que mide cuán sostenibles son las empresas más grandes del mundo.
  7. Disminuye la producción de desperdicios, es decir, lo que se conoce como huella alimentaria, y aprovecha todo lo aprovechable. Para ello es fundamental invertir algo de tiempo en planificar la compra, las comidas y preparar lo justo. Aquí tienes algunos consejos para reducir tu huella alimentaria.
  8. Si te sobran hortalizas tipo cebolla, zanahoria, puerro o pimiento y no esperas utilizarlas en los próximos días, pícalas bien, mételas en una fiambrera todas juntas o por separado y congélalas. Así siempre las tendrás a punto para preparar un sofrito, pochar un poco de cebolla o preparar una salsa de verduras. Recuerda etiquetarlas con la fecha del día que las congelas.
  9. Además de alimentos crudos, hay muchos platos que pueden congelarse. Si a pesar de planificarte, te ha sobrado comida (lentejas, canelones, croquetas, caldo, estofado…) congélala y disfruta de ese rico plato durante las próximas semanas.
  10. Cocina tus propios platos siempre que te sea posible. Además, mantener la tradición e identidad culinaria de tu zona es otra forma de sostenibilidad, ya que las recetas tradicionales se basan en producto local y de temporada.
Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad